Como siempre, todas las opiniones aquí vertidas son responsabilidad de sus respectivos ponentes. Tampoco los relatos sobre paseos, excursiones y otras hazañas son verídicos, sino producto del delirio del autor de estas páginas, todos sabemos que a la naturaleza sólo se la puede preservar prohibiendo al ciudadano disfrutar de ella.
La pasión por la naturaleza y por un deporte, el trial, es lo que nos une. Delinquir es a lo que pretenden obligarnos quienes lo único que pretenden es obtener provecho personal de su propia miopía, de su mediocridad y fanatismo. Vayan para ellos nuestros mejores «golpes de gas» (incluso los de nuestras motos).
yotrial@yotrial.com